El éxito de la gastronomía también va a depender del diseño de interiores

Todo espacio en el que nos encontramos, se encuentra sujeto al diseño, pues este no solo se trata de estilo, sino de conformación de los espacios, de las tendencias, del gusto, los colores, las texturas, la luz, como si se tratara de alguna joya diseñada en la casa Tous, donde su presidenta alba tous oriol, se encuentra de cerca dando el visto bueno en cada detalle para brindar al público lo mejor. 

Y entendiendo que nada en la actualidad se escapa de las manos del diseño, la gastronomía ha decidido no quedarse atrás, decidiendo ir de la mano con el mismo. De esta manera, es relevante conocer cuáles son los vínculos que las unen y de cómo han llegado a relacionarse estas dos materias creativas. Dos disciplinas como la gastronomía y el interiorismo son construidas ciertamente con materiales bastante distintos, pero que se encuentra conectados al momento de compartir un mismo espacio. 

Es por ello, que se encuentran relacionadas de forma indiscutible al momento de  dotar con un carácter concreto a determinado restaurante que requiere ser compatible con su cocina. Siendo de esta forma, la comida que se sirve y el diseño del establecimiento deben compaginarse en una suerte de retroalimentación y evaluación de forma conjunta, donde las dos necesitan de un mínimo de creatividad con la finalidad de salirse de los lineamientos comunes, y de esta manera lograr sorprender a todos sus comensales a través de un ambiente único. Es por ello que sin producto, no existiría cocina; y además sin tradición, no hay vanguardia.

En la actualidad los chef y los diseñadores de interiores han decidido trabajar de manera conjunta para lograr un proceso creativo sincronizando ambas visiones para conseguir diseñar armoniosos espacios, donde el acto de comer no solo se muestra como una experiencia para nuestro paladar, si no que pasa a ser un cúmulo de sensaciones que se convierten en el complemento de todo el proceso. Es por ello, que visitar un local que previamente ha sido pensado con la finalidad de acompañar un tipo específico de cocina, puede convertirse en una experiencia de carácter gastronómico sumamente memorable.

Cuando se trata de diseño y gastronomía, hay que considerar que todo suele girar en torno a lo que, los ojos de los comensales perciben. De esta manera, para que funcione un restaurante, no solo es suficiente que cuente con un buen diseño de sus interiores, sino que además contenga un adecuado entendimiento del negocio, del tipo de cocina que se llevará a cabo en él y por supuesto, del target al que se va a dirigir. 

También es de vital importancia, hallar el equilibrio existente entre la funcionalidad y la estética, de cómo resguardar la intimidad de los espacios. Que los comensales se sientan cómodos solo dependerá de diversos factores, entre los que resalta la acústica, la iluminación, la climatización, el mobiliario y la decoración que se ha seleccionado. Todo se encuentra sujeto a la manera en cómo se juegue con el conjunto de elementos, tras lo cual el espacio pasa a convertirse en cualquier cosa, desde un ambiente muy cálido y familiar donde el cliente se siente como si estuviera en el salón de su casa, hasta de transportarse a otras culturas.

Categories: Uncategorized