¿Son solo sospechas o la comida puede tener mejor sabor gracias a la marihuana?

Para sorpresa de muchos, no solo se trata de una sospecha pues de acuerdo a un estudio, ello es posible. La revista Nature Neuroscience impulsada por investigadores del Instituto Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM), publicó que los cannabinoides exógenos (como el THC) se encargan de potenciar el delicado sentido del olfato, pero también el del gusto de los consumidores, por lo que se incrementan sus ganas de comer.

No solo se trata de la cultivada a base de semillas feminizadas de marihuana se puede para  controlar o quizás potenciar las ganas de comer, sino que se trata de una conclusión a la que se han llegado gracias a los investigadores franceses quienes encontraron resultados de gran significancia al realizar diversos ensayos con ratones que se encontraban en ayunas.

Sujetos a estos estudios, los investigadores aseguran que las ganas de consumir alimentos luego de fumar cannabis surge debido a que el THC incide de forma directa sobre el bulbo olfativo del cerebro. Es justo es esta parte del órgano, donde la marihuana se encarga de aumentar el sentido del olfato haciendo que la persona sienta más hambre, la explicación es sencilla: ahora huele la comida con más intensidad, lo que provoca que los alimentos se conviertan en más atractivos.

Con el objetivo de alcanzar tal conclusión, los investigadores se enfocaron en realizar pruebas en varios grupos de ratones donde a un grupo se le suministró extractos de marihuana, mientras que al otro no. Seguidamente se encargaron de observar sus reacciones ante la presencia de distintos aceites como el de almendra y el de plátano; tras la ejecución de estos pasos descubrieron que, los que ingirieron el cannabis eran los que consumían mucho más aceite.

Pero la prueba no quedó allí, sino que hicieron la misma prueba en ratones que no poseian bulbos olfatorios, es decir, modificados genéticamente, para comprobar que el THC no causaba ningún efecto sobre ellos. Estas son pruebas que se han ido repitiendo de manera paulatina e insistente desde el año 2010. En dicho estudio es posible determinar que cualquier efecto que sea inducido sobre el bulbo olfatorio principal de un organismo puede contribuir en la manipulación de la forma en que dicho organismo se dispone a ingerir los alimentos. Pero también arrojó, que el número y la actividad de los receptores cannabinoides pueden incrementar este efecto.

De acuerdo a Heinbockel, quien es un investigador del Howard University College de Medicina, el sistema olfativo se trata de la plataforma ideal si se desea investigar sobre el efecto de los cannabinoides a la red sensorial de una persona o también de los animales. En otras palabras, por medio del sentido del olfato se hace posible el cambio de la conducta de una persona, y especialmente si existe marihuana de por medio.

Para quien ha sido el principal investigador de dicho estudio, Giovanni Marsicano, tales resultados pueden resultar sumamente beneficiosos para el ámbito gastronómico, pero también para el clínico con el fin de tratar a las personas que padecen anorexia nerviosa, que por su patología suelen percibir de manera habitual la comida como poco atractiva.

Categories: Uncategorized